¿Competir nos hace competentes?

Educar es desconfiar. La educación formal (sistematizada) apela a “la competencia” como catalizador de cambio: competir los unos contra los otros nos hará mejores. Los intereses políticos, económicos, sociales, individuales, que fomentan esta noción son diversos, no obstante, convergen en una misma objetividad: la educación puede ser estándar. En otras palabras: todos podemos necesitar (competir) por lo mismo de la misma forma. Se realizan esfuerzos nacionales e internacionales, públicos y privados, para convenir indicadores “objetivos” (la aleación entre estándar y objetivo es por decir lo menos, falaz) que legitimen esta convergencia formativa. Parafraseando a Mark Twain: es posible decir que ser educados sea una forma de sabotear-nos. ¿Qué estamos haciendo al respecto?

Brain Cell Replacement Therapy by Buck Buchheister . Mixed media with acrylics, ink, and collage on 16″ × 20″ × 1.5″ canvas.
Brain Cell Replacement Therapy by Buck Buchheister . Mixed media with acrylics, ink, and collage on 16″ × 20″ × 1.5″ canvas.

TrafficOnStage trabaja a partir de lo que sugiere Sir Ken Robinson: “creo que debemos ir exactamente en la dirección opuesta [a la estandarización]”, cambiar el paradigma:

Es decir, tanto “la competencia” como la necesidad de convenir en indicadores de amplio espectro que nos permitan acceder a un panorama más “objetivo” de la educación, pueden ser (y ya son) factores valiosos. Sin embargo, ¿valiosos en función de qué?

El educador portugués José Pacheco, en su “Diciónario de valores en educación” establece que ser autónomo es ser solidario:

La autonomía se experimenta como producto de la relación. No existe autonomía en el aislamiento, más si en la relación YO-TU, en el sentido que Buber le otorga. Es, esencialmente, con los padres y profesores que el niño encuentra los límites de un control que le permite progresar en la autonomía, que es la libertad de expresión y la experiencia dentro de un sistema de relaciones e intercambios sociales. Conclusión: la autonomía convive con la solidaridad.

Así, nuestros proyectos de educación (talleres, artículos, laboratorios creativos) reflexionan: ¿para qué puede el competir hacernos competentes?

Links de interés:
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s