Luces intermitentes para Catapulta, un encuentro de artistas escénicos

Por @dalgorozpe

¿Dónde es posible reflexionar colectivamente?

Desde el domingo 4 de diciembre estoy en el Encuentro Catapulta 2016 como oyente, aunque si me lo preguntan, prefiero considerarme un testigo. No soy el único, somos varios y atentos desde diversos lugares: convivimos asesores, residentes, colaboradores (oyentes y equipo de producción) y estudiantes de la UAEH. Aunque estos últimos con esporádicas asistencias. No es reproche, nosotros somos los que estamos de visita en su universidad, es decir, ellos tienen compromisos estemos o no aquí. Ayer miércoles, por ejemplo, tuvieron función de cierre. De modo que, como su asistencia, mi atención es intermitente.

Me explico, el uso de las luces intermitentes es un fenómeno específico y no por ello menos incierto del diario conducir. Sin pretender agotarlo, esta reflexión busca ser más como jalar un hilo suelto de dicho fenómeno: el de la ambigüedad manifiesta. Las mismas luces intermitentes nos permiten evidenciar diversas incertidumbres desde el auto:

  • estoy parado pero no me voy a estacionar
  • estoy parado pero ya me estoy yendo (aunque aún no me he ido)
  • al irme, olvidé quitar el aviso de que, sin estacionarme, paré mi auto brevemente

Dicho de otro modo, el estar atento puede ser una especie de paradoja: un modo de alerta-estable donde sabemos –o creemos saber, es hacia allá a donde quiero ir– que el riesgo es inofensivo o estará, más pronto que tarde, bajo control.

AHORA SÍ, LAS VENTANAS DEL DÍA

Se me ocurrió escribir cada día en una hoja de rotafolio, una pregunta detonadora que propiciara un espacio simbólico de reflexión colectiva. Al final del día, estas hojas –que opté por llamar ventanas– servirían como un indicador de la disposición de los participantes de Catapulta a compartir sus reflexiones de manera pública, anónima y escrita. Lo anterior para poder ser más asertivo en mi apuesta cuando asisto a este tipo de encuentros: desdibujar las fronteras entre teoría y práctica en el quehacer artístico.

catapulta-hidalgo-wanderer-superman

La apuesta no es nueva, pero sí insistente y los argumentos para ello, al menos los míos, son muy básicos: visibilizar puntos ciegos posibles.

Ventana del Día 1 (Lunes)
Ventana del Día 1 (Lunes)

Pronto en la reflexión recordamos lo obvio: no puedo atestiguar mis puntos ciegos por propios medios, es preciso abrirme al diálogo. De nuevo, sin pretender abarcar las recurrencias de lo obvio, me parpadea la pregunta:

¿dónde sucede la reflexión colectiva?

NOTA: Y ya que paradojas, no puedo evitar –compartir– mi desconcierto al leer, una y otra vez en éste y otros encuentros, palabras como DISCIPLINA, EMPATÍA, SENTIR… no porque sigan apareciendo, sino precisamente por lo paradójico del asunto; al rascar un poco, suelen ser estar más cerca de la superstición que intentos de análisis mínimamente comprometidos. Algo así como el compromiso de hacer ejercicio cada 31 de enero. Vuelvo a insistir: siempre hay excepciones (y esto tampoco es reproche).
Anuncios

2 comentarios sobre “Luces intermitentes para Catapulta, un encuentro de artistas escénicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s