¿Que esperamos los bailarines cuando finalizamos la carrera?

¿Es nuestro montaje de graduación un premio, una receta de cocina que se repite año con año?, ¿Es nuestro único acercamiento a lo profesional que la Licenciatura ofrece? o ¿Es la presentación de una generación de bailarines que se expone a la sociedad, como una fiesta de quinceañera, para que vean que ya estamos listos para lo que sigue?